Mientras Jennifer conducía por la carretera vio a un zorro tirado en estado de muerte. Le apeno mucho verlo así y decidió enterrarlo. Al mirar bien al zorro pudo notar que no estaba muerto, por lo que decidió llevárselo donde un veterinario, al cabo de un tiempo este comenzó a recuperar como si se tratase de un milagro. Mira el vídeo para que veas la historia completa y no olvides de compartir este tipo de buenas obras con tus amigos.