El avance de las tecnologías ha provocado cambios en nuestras rutinas y hábitos. Hay tantos aparatos que se nos han hecho imprescindibles, que uno podría decir que esta generación será diferente a todas las del pasado. Ordenadores portátiles, tablets, smartphones… todos esos dispositivos los usamos diariamente y algunas personas aseguran que se han apoderado de nosotros. La dependencia que nos generan es preocupante, pero un estudio dice que eso no es lo único negativo de su uso. Nuestra salud estaría viéndose perjudicada cada vez que vemos pantallas antes de dormir.

using-computer
Lo que nos hace daño es recibir el brillo de la pantalla antes de dormir. Las luces artificiales que emiten los dispositivos hacen creer a nuestro cuerpo que todavía es de día. La producción de melatonina se ve afectada y eso perjudica las células, pudiendo provocar cáncer, enfermedades al corazón, síndromes al metabolismo y otras enfermedades.
using-phone
Una forma de prevenir la supresión de melatonina es apagar todas las luces del cuarto y dejar de utilizar dispositivos con pantallas 2 horas antes de irse a la cama. La luz roja es la única luz que no daña la producción de melatonina. Sin embargo, se recomienda siempre recibir luz natural por las tardes, ya que es la mejor para el organismo.