Recientemente, cinco países de América Latina y El Caribe exhortaron a evitar los embarazos mientras el virus Zika siga propagándose, esto en relación a la vinculación del virus con los casos de microcefalia. Conozca la relación entre el virus zika y el embarazo.

1- ¿Qué riesgo corren las mujeres embarazadas y cómo afecta al feto?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las embarazadas tienen el mismo riesgo que el resto de la población de infectarse con el virus del Zika, que es transmitido por la picadura de un mosquito Aedes infectado.

Muchas de ellas pueden no enterarse que tienen el virus, porque no desarrollarán los síntomas. Sólo una de cada cuatro personas desarrolla los síntomas de la infección por el zika, y entre quienes sí son afectados, la enfermedad es comúnmente leve.

Los síntomas más frecuentes son fiebre leve y exantema (erupción en la piel o sarpullido). Suele acompañarse de conjuntivitis, dolor muscular o en las articulaciones, o un malestar general que comienza entre 2 y 7 días después de la picadura de un mosquito infectado.

Actualmente se está investigando el efecto de este virus sobre los fetos. El Ministerio de Salud de Brasil estableció por primera vez la relación entre el virus y la microcefalia en un comunicado que transmite la alarma y el desconcierto ante la epidemia.

El análisis preliminar de la investigación realizada por expertos en Brasil determinó que posiblemente el mayor riesgo de aparición de microcefalias y malformaciones está asociado con la infección en el primer trimestre del embarazo.

2- ¿Qué recomiendan a las embarazadas en las zonas donde circula el zika?

La organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda que todas las personas, incluyendo las embarazadas y mujeres en edad reproductiva, deben evitar la exposición a picaduras de mosquito, utilizando ropas que cubran la piel (mangas largas), mosquiteros medicados, y repelentes indicados por las autoridades de salud. En cada casa y en sus entornos es muy importante buscar posibles focos de criaderos de mosquitos y eliminarlos.

3- ¿Pueden las embarazadas viajar a una zona donde circula el zika?

La embarazada debe consultar a su médico para solicitar asesoramiento sobre la conducta a seguir a la hora de viajar. Lo importante es evitar la picadura del mosquito que transmite la enfermedad. En ese sentido, las mujeres embarazas y en edad reproductiva deben seguir con las recomendaciones expuestas en el punto anterior.

4- ¿La madre puede transmitir el zika a su bebé durante el embarazo o el parto?

Esta información acerca de la transmisión de la madre al feto aún está limitada. La transmisión perinatal ha sido reportada con otros virus transmitidos por vectores, como el dengue y el chikungunya. En estos momentos se están realizando estudios sobre la posible transmisión de la madre al bebé del virus y sus posibles efectos sobre el bebé.

5- ¿El zika puede producir malformaciones congénitas, como la microcefalia?

Brasil informó el aumento de lo registrado en años anteriores de casos de recién nacidos con microcefalia. Según el análisis preliminar de la investigación realizada por las autoridades de Brasil, probablemente el riesgo de aparición de microcefalias y malformaciones se vincule con la infección en el primer trimestre del embarazo. Las autoridades de salud, con el apoyo de la OPS investigan la causa, los elementos de riesgo, y las consecuencias de la microcefalia.

6- ¿Qué es la microcefalia congénita?

La microcefalia es una condición y no una enfermedad, ya que no obedece a una sola causa sino que es multicausal. Se trata básicamente en poseer una cabeza más pequeña que lo estadísticamente esperado para la edad. Puede darse por causas genéticas, por infecciones congénitas del sistema nervioso central, por alteraciones metabólicas, por el cierre prematuro de las suturas del cráneo (sitio donde se produce el crecimiento del cráneo) e inclusive, por deformación externa de la cabeza, usada por algunas culturas antiguas.

En contexto

En Brasil se sospecha que casi 4 mil bebés podrían nacer con microcefalia, mientras que en Colombia se calculan unos 500 bebés y en Bolivia cerca de 700 que podrían nacer con esta condición.