Imagina un baño muy sucio, excesivamente sucio. ¿Cómo lo limpias? Seguro no tienes idea, pero nosotros sí: con vinagre. Con este maravilloso producto sólo necesitas un poco de agua y ‘voila’.

Por ejemplo, ¿cómo limpias un inodoro muy sucio por dentro? Sencillo: sólo tienes que echarle dentro vinagre, dejarlo 15 minutos y bajar la palanca del inodoro. Muy sencillo.

¿El espejo del baño está sucio? Coloca en un pulverizador mitad agua y mitad vinagre y rocíalo sobre el espejo. Tu sonrisa volverá a brillar allí.

Ya no hay más excusas para no tener un baño que brille como si fuera nuevo.