Han crecido, tenido hijos y envejecido juntos.

Cuando Laura está en el lecho de muerte Howard, 92, está a su lado.

Cuando le empieza a cantar la canción “de ellos” no puedo contener las lágrimas. Esto es amor puro.